Las Cuatro Nobles Verdades [Parte 2/2]

Estándar

Fecha Dharma: 25/07/2011

A veces me doy cuenta que me aferro a mis deseos de todo lo que quiero y mis aversiones; de lo que no me gusta y no quisiera vivir… Y aunque sé que nada de eso es real, palpable, sin embargo caigo de nuevo y no suelto todas mis creencias acerca de lo que yo debería ser, lo que mi pareja debiera ser, mi hijo debiera ser, mi familia debiera ser, mi situación debiera ser… desearía conservar lo que he tenido; desearía que los momentos placenteros duren… desearía que en el futuro, etc, etc.

Me es útil volver a revisar Las cuatro nobles verdades que son el fundamento de las enseñanzas budistas:

La primera: La noble verdad del sufrimiento: todas las realidades relativas, condicionadas, son: pasajeras, insustanciales y no pueden dar la felicidad;

La segunda; La noble verdad del origen del sufrimiento: Quien desconoce estas tres características de las cosas limitadas se apega a ellas y, en consecuencia sufre;

La tercera: La noble verdad de la cesación del sufrimiento: Quien comprende vivencialmente las tres características de la existencia no se apega a nada y por lo tanto no sufre  y alcanza el nirvana (la extinción o apagamiento de la ignorancia, el apego y el sufrimiento) y se convierte en una persona sabia, libre, serena y compasiva y

La cuarta noble verdad: La noble verdad del camino que lleva a la cesación del sufrimiento: Esa sabiduría se alcanza mediante la práctica del Noble Óctuple Sendero. Se le conoce también como el Camino del Medio porque evita los extremos: el entregarse a los placeres de los sentidos y el extremo de mortificar al cuerpo con practicas ascéticas.

Hay que recordar que estas enseñanzas provienen de la vivencia concreta de un ser humano quien mediante su esfuerzo y experiencia descubrió una cura para la terminación del sufrimiento; descubrió, no la inventó. Todas las enseñanzas del Buda giran en torno a la aplicación de este sendero que en sus palabras: “conduce a la calma, a la penetración intuitiva, a la iluminación, a la liberación”

Recorrer este Sendero’ no significa abandonar el sufrimiento para dirigirse hacia el Nirvana, sino transformar el sufrimiento en Nirvana sin rechazar el mundo.

El noble Óctuple Sendero que conduce a la cesación del sufrimiento está integrado por 8 factores:

La recta opinión (o recto modo de ver y comprender)El recto Propósito (o recto modo de pensar y recta motivación)

La Recta Palabra (o recto modo de expresión)

La Recta Conducta

El Recto Sustentamiento (recto medio de vida)

El Recto Esfuerzo

La Recta Atención

La Recta Concentración

Que son la Sabiduría (paññâ)

Que son la Conducta Ética (sîla)

Que son la Concentración o disciplina mental (samâdhi)

 

La finalidad de cada uno de estos 8 factores es desarrollar los tres principios esenciales de las enseñanzas budistas: La conducta ética (sila); la disciplina mental o concentración (samadhi) y sabiduría (pañña). Principios que a su vez agrupan y a los ocho factores del  Noble Óctuple Sendero.

El Noble Óctuple Sendero hay que entenderlo como un proceso gradual, y no literalmente. Es decir que no implica una sucesión temporal de los factores que lo componen; no son escalones; que al superar uno pasamos al otro. No hay que perfeccionar primero la Recta Opinión antes de pasar al Recto Propósito, perfeccionar ese para llegar a la Recta Palabra…

En palabras del Buda: “Este es el camino, sin sufrimiento, sin tormento, sin tribulación, sin padecimiento; este es el buen camino.”

Y tomo una metáfora que utiliza: “…es el camino que permite sacar la espina del sufrimiento”. Esa espina del sufrimiento, que nos lleva a repetir el ciclo de la existencia una y otra vez, que nos lleva a generar más sufrimiento a través de nuestras acciones inadecuadas.

Pienso en eso porque a veces somos crueles, poco compasivos con nosotros y con los demás, y no porque seamos un monstruos –engendros del mal- sino porque estamos sufriendo y el dolor no nos permite ver con atención y claridad. Desconocemos de donde nos viene tanto sufrimiento y como puede cesar.

El Óctuple Noble Sendero nos da las recomendaciones para poder quitarnos esa espina de ignorancia. Nos muestra un mapa, un método. Se  describe en unos cuantos renglones, sin embargo requiere esfuerzo y disciplina.

En palabras del Buda: “Naturalmente, para que alguien tenga motivación suficiente para empezar a practicar el Camino del Dharma, hace falta un mínimo de Recta Opinión como punto de partida. Es sólo cuando uno empieza a ver, por imperfectamente que sea, la verdad del sufrimiento y las demás verdades, que siente la necesidad íntima de dedicarse a los ejercicios y de someterse a la disciplina necesaria para irse liberando.

Es por esta razón, para poner de relieve la importancia de la Recta Opinión, que se coloca en primer lugar en los factores del Camino: es el punto de partida, es también el elemento que tiene que acompañar la práctica de todos los otros factores del Camino (hay que actuar siempre con ideas claras sobre lo que uno está haciendo), y es la culminación del Camino, cuando se llega a la perfecta intuición, la llamada visión penetrante (vipassanâ).

En el Octuple Noble Sendero: “…en realidad por donde hay que empezar es por los tres factores que componen el grupo de la ética La Recta Palabra , la Recta Conducta y El Recto Sustentamiento (puesto que una vida éticamente sana es la base imprescindible para todo progreso espiritual). Una vez asentada la ética, se procede al entrenamiento sistemático de las facultades mentales, mediante la aplicación práctica de los tres factores que constituyen el grupo de la Concentración (El Recto Esfuerzo, La Recta Atención, La Recta Concentración).

Solamente después de dedicarse con asiduidad a este entrenamiento se llega a poder perfeccionar los dos primeros factores en la enumeración del Camino, los que constituyen la Sabiduría: La recta opinión y el recto propósito ”

No tenemos que llegar al dominio del conocimiento pleno para llegar a ser sabios y poder actuar desde ahí, sino al contrario se llega a la sabiduría: partiendo de una base de entendimiento; actuando rectamente con uno mismo y con los otros, y practicando la meditación.

Aparece entonces el compromiso de vivirlo responsablemente, en  el día a día y junto con los otros. Es ese vivir ético que se lleva a la vida cotidiana; en su relación con la naturaleza, con la comunidad;  de ahí viene en mucho, la sabiduría del poner en práctica las enseñanzas, sino lo hacemos así, lo que seguiremos será solo un cliché; solo una apariencia.

En el ámbito de la concentración, es importante tener presente la necesidad de disciplinar la mente, si revisáramos los distintos tipos de sufrimiento podríamos ver que todos están enraizados en el estado de la mente. En palabras del Dalai Lama: el origen del sufrimiento, la causa del sufrimiento y el sufrimiento propiamente dicho sólo pueden comprenderse en términos de un estado mental. En última instancia, para comprender nuestra experiencia de sufrimiento y dolor y el camino que conduce a la cesación (las Cuatro Nobles Verdades), tenemos que comprender la naturaleza de la mente.

Y continúa, la enseñanza del Buda equipara, por un lado, un estado mental indisciplinado con el sufrimiento y con la existencia no iluminada y, por el otro, un estado mental disciplinado con la felicidad, con la Iluminación o la libertad espiritual. Éste es un punto esencial.

Es útil para esta mente indisciplinada el tener presentes “Las tres características de la existencia”, (pag.61-62) :

“… los hechos son incontrovertibles y la ley de causa y efecto es siempre la misma: todo lo constituido es impermanente, todo lo constituido entraña sufrimiento, todo lo que es carece de entidad.

Es decir, que todos los fenómenos materiales, todas las sensaciones, todas las percepciones, todas las actividades mentales, todo lo que constituye la conciencia, todo es impermanente, todo entraña sufrimiento, nada tiene entidad”

También ayuda el darme cuenta como concibe y experimenta mi mente el pasado, el presente y el futuro (cuando surgen mis estados de apego: de culpa por lo pasado, de ansiedad en el presente de incertidumbre por el futuro, leo las palabras del Buda:

“No hay fenómeno material, ni sensación, ni percepción, ni actividad mental ni especie ninguna de conciencia que sean permanentes, estables , eternos e inmutables. En esto concuerdan todos los sabios del mundo, y esto es lo que yo también enseño”

Se dice que al pronunciar esta primer enseñanza, el Buda pone a girar por primera vez, la rueda del dharma (este sendero se le representa en la imagen de una rueda con ocho rayos).

Las Cuatro Nobles Verdades: Hay sufrimiento, este sufrimiento tiene un origen (causas y condiciones), el sufrimiento puede terminar , siguiendo el óctuple noble sendero: La ética, meditación y la sabiduría, como un continum en el Progreso gradual por el camino de la liberación.

Las Cuatro Nobles Verdades son la base del budismo, de cualquier escuela… Si bien hay quienes eligen seguirlo como camino su espiritual, para otras personas puede servir como inspiración y motivación aunada a sus propias creencias o caminos espirituales y/o éticos y/o religiosos.

Quiero compartirles que el sábado vi una película: Camino a la libertad y cuenta la historia de un grupo de reos del Gulag en Siberia, en Rusia en 1940. Metidos a un campo de concentración por haber “atentado” contra el régimen comunista. Eran inocentes inculpados injustamente. La película muestra su decisión de escapar de ahí. Ciertamente se queda corta al mostrar el horror del Gulag, no entra en más detalles del contexto y del momento histórico, sin embargo lo que retomo de ella es la narración del viaje, como una metáfora de elegir seguir el Óctuple Noble Sendero. Ellos sabían que igual iban a morir pero ellos eligen morir como hombres libres. Saben que tendrán que recorrer miles de kilómetros caminando: pasando por la tundra Siberiana, el desierto de Mongolia, cruzando por China y Tibet (Los Himalayas) hasta la India. Aunque el sufrimiento era infligido por otros, pero ellos también se dan cuenta de las causas personales que les llevaron ahí y deciden que pueden hacer algo para que este  sufrimiento termine. Su recorrido es duro y requiere de mucha fortaleza, paciencia, tolerancia, perseverancia.

Su camino fue largo: 6,000 kilómetros a pie y aún después de llegar a la India, uno de ellos, tiene que recorrer otro camino de décadas para poder regresar a su natal Polonia. Ese viaje se me hizo como una metáfora del estar convencidos de que el sendero, aunque requiera de esfuerzo, dedicación, paciencia. Es un camino conveniente, es un camino noble.

Recordé unas palabras de Thomas Merton que me compartió mi amiga del dharma Dulce María: una vez aconsejó a un joven activista, “No dependas de la esperanza de los resultados … tendrás que enfrentar el hecho de que tu trabajo será aparentemente sin valor e incluso no alcanzar ningún resultado en absoluto … A medida que te acostumbras a esta idea:  comenzarás a concentrarte no en los resultados sino en el valor, la rectitud, la verdad del trabajo en si mismo “… Al alinear nuestra dedicación con nuestra más alta intención, trazamos el curso de todo nuestra existencia. Entonces no importa lo duro del viaje y la magnitud de los retrocesos, ahora sabemos hacia dónde nos dirigimos “…

Muchas Gracias

Recursos consultados

Dalai Lama. (2006). Las Cuatro Nobles Verdades: Los fundamentos de las enseñanzas budistas y de su correcta práctica. Debolsillo-Random House Mondadori. México.

Nyânatiloka Mahâthera, La palabra del Buda. Ediciones Índigo.

Vázquez, Dulce María & Córdoba, Iliana. (2009). Diálogos entre amigas del Dharma. En: Seminario de Filosofía y Psicología Budista con Ginger Clarkson. Cholula, Puebla.

Para leer un poco más acerca de Las Cuatro Nobles Verdades

Rahula , Wapola. (1996). Aspectos Fundamentales del Buddhismo
Original: Fundamentals of Buddhism-ensayo del libro Zen and Taming of the Bull
Traductor: Alejandro Córdova C.
Reproducción de la traducción española con permiso del Venerable Piyananda (1997). En: http://www.dhammavihara.org/cmbt/fdd/fdd010.htm

Las Cuatro Nobles Verdades.  En: http://www.dhammavihara.org/cmbt/fdd/cuatroverdades.htm

Acerca de lettyrf

Escandalosa, buena amiga de mis amigos, brutalmente honesta y si fuera un color sería rosa mexicano, por ahí dicen que mi niño interior es un kinder exteriorizado... Vengo con altavoz integrado y sin filtro... Besitos... ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s